Santa Cruz - Bolivia • Av. Irala Nº 330 
Teléfonos (+591):  3 337 3500 • 3 332 2535
Fax: (+591): 3 333 6233
Casilla: 617 
Correo: arzabe@hospitaldelojo.net

GLAUCOMA Dr. Carlos W. Arzabe

 

Es una de las causas más comunes de ceguera en el mundo, presente cuando hay un aumento en la presión del ojo y es relativamente común en adultos mayores de 40 años. Dos de cada 100 personas tienen su visión amenazada por esta enfermedad, pero puede también estar presente en bebés, niños y jóvenes.

¿Cómo funciona el ojo?

Cuando miramos un objeto, la imagen es llevada desde la retina al cerebro por el nervio de la visión (nervio óptico). Este nervio, que comunica el ojo con el cerebro, contiene millones de cables (fibras nerviosas) cada uno cargando un mensaje al cerebro, allí se juntan para proveer la visión. El glaucoma puede producir dañarlos causando manchas ciegas en diferentes áreas de la visión. Inicialmente , las personas no se dan cuenta. La perdida se da inicialmente alrededor y no en el centro, por eso es difícil que la persona perciba la enfermedad. La destrucción paulatina del nervio óptico da como consecuencia la ceguera. Esta situación raramente sucede si el glaucoma es diagnosticado y tratado a tiempo.

¿Por qué hay glaucoma y cuáles son sus síntomas?

Un líquido transparente es producido y se mueve continuamente dentro del ojo. Este flujo interno puede ser comparado con un lavamanos, en el cual el grifo está abierto y el agua sale libremente por el drenaje. Si el sistema de drenaje queda bloqueado, la presión que ejerce el líquido, que se va formando continuamente dentro del ojo, es aumentado (pues no puede rebalsar, el ojo es una cámara cerrada), y éste puede ocasionar daños a su nervio óptico.

Tipos de glaucoma

Hay muchos tipos (más de 25 variedades), pero los más comunes son:

- glaucoma crónico

Es responsable aproximadamente por el 90% de todos los casos. El tubo de drenaje puede quedar más chico con la edad u obstruido por depósitos (células), que van tapándolo lentamente. Este bloqueo parcial, causa un aumento gradual de la presión dentro del ojo. Como generalmente no ocurre ningún tipo de síntoma, la mejor forma de diagnosticar es con un examen ocular periódico.

- glaucoma agudo

Es una afección de emergencia, debido a que la presión dentro del ojo aumenta súbitamente. Una hoja de papel podría estar flotando cerca del tubo de drenaje, de pronto cae en la apertura y cierra esta área que bloquea toda la salida del líquido y aumenta rápidamente la presión. En el ojo, el iris (la parte que da color al ojo) puede actuar como si fuera la hoja de papel y presiona esta área de drenaje y la cierra completamente.

El tratamiento tiene que ser de inmediato para evitar la pérdida de visión. Este tipo de glaucoma presenta síntomas muy acentuados como ser el dolor intenso en los ojos, nauseas, vómitos y presencia de halos luminosos. También puede dañar la cornea, el cristalino y dar catarata.

Algunas veces, el tubo no está totalmente cerrado, pero está por hacerlo. Esto se llama glaucoma de ángulo estrecho, el cual puede ser rápidamente tratado con una o dos sesiones de láser bajo anestesia local y así prevenir que se forme el glaucoma agudo.

- glaucomas secundarios

Es causado por diversas afecciones: inflamaciones en el ojo, tumores, cataratas, algunas drogas (corticoides, etc.), el uso de colirios sin receta médica, traumas, hemorragias, diabetes, hipertensión arterial, derrames y posquirúrgicos.

- glaucoma congénito

El tubo de drenaje pudo haber sido fabricado de forma anormal. Este tipo de glaucoma es raro. Aumenta el tamaño de los ojos del bebé, hay lagrimeo constante y sensibilidad a la luz. Estos son síntomas que indican la necesidad de un examen oftalmológico sin demora.

Sospechoso de tener glaucoma

Es la persona que tiene que ser observado muy de cerca por el especialista. Tiene que hacerse varias pruebas y visitas antes de confirmar la enfermedad para ser tratado oportunamente.

¿Quién puede ser portador?

En un fácil examen sin dolor, el oftalmólogo establecerá la presión del ojo. Si hay alguna duda, se le pedirá otros exámenes más sofisticados, como ser campo visual computarizado, test específicos de glaucoma, fotos del nervio óptico o curva de presión.

Una historia del glaucoma en algún miembro de la familia (abuelos, padres, tíos), o problemas de salud como diabetes, hipertensión arterial, uso indiscriminado de colirios sin receta médica, traumatismos (deportes, golpes, accidentes de tránsito.), o uso de corticoides, son ejemplos de factores de riesgo.

Tratamiento

El glaucoma es controlado generalmente con gotas. Estos medicamentos actúan para disminuir la presión en el ojo, ya sea mejorando el flujo en los tubos de drenaje o disminuyendo la producción del líquido dentro del ojo. Para ser efectivos deben ser administrados regular y continuamente. Cuando los remedios ya no funcionan hay que considerar la cirugía, el Láser o la Cirugía.

La tecnología a disposición permite utilizar los rayos láser en algunos tipos de glaucoma, para abrir múltiples canales de salida del líquido o disminuir su producción. El tratamiento con láser es rápido, sin internación y por lo general toma 15 minutos o menos. Son el Argon Láser, el YAG Láser y la Ciclofotocoagulación los más usados.

Se necesitan pruebas periódicas, pues el glaucoma puede empeorar sin que el paciente se de cuenta y como resultado, el tratamiento tendrá que ser cambiado.

Algunos casos que no responden bien con medicamentos tópicos o láser podrían someterse a varios tipos disponibles de cirugía para crear filtros de drenaje. En ciertas ocasiones, más de una intervención quirúrgica será necesaria.

El control del glaucoma puede ser solo efectivo, si los pacientes son disciplinados y cumplen las instrucciones del oftalmólogo.

Los colirios recetados nunca deben ser suspendidos y es importante que informe a su médico internista, cardiólogo, ginecólogo, endocrinólogo u otro especialista que visita respecto de los remedios que está utilizando. Recuerde que es su visión y usted debe hacer su parte para mantenerla.

 

La pérdida de la visión es prevenible

Si tiene más de 40 años y si tiene antecedentes familiares de glaucoma, debe examinar sus ojos por lo menos una o dos veces al año. Los pacientes diabéticos o aquellos con problemas circulatorios, cardiacos, dolores de cabeza o de los ojos son otros que deben chequear la presión del ojo.

 

EXAMEN DE CAMPO VISUAL

 

Ejemplo de cómo el paciente con Glaucoma va perdiendo su campo visual. Por lo general solo se da cuenta cuando ya perdió mucho del mismo. La perdida inicialmente se da alrededor y no en el centro, por eso es difícil que la persona perciba muchas veces que tiene la enfermedad.


 

 

 

© Hospital del Ojo - Todos los derechos reservados